Escribir como forma de militancia - Henys

Reciente

Escribir como forma de militancia


Por; Henys Peña (14-03-2018).

Ya adelantamos un poco sobre escribir como acción revolucionaria, es decir, para la transformación, para la liberación, y así como ligamos la lectura íntimamente al necesario proceso de formación y maduración individual y colectivo de un militante revolucionario, escribir no puede ser otra cosa que consecuencia natural de esta formación.

Pero es que aun en ausencia de un complejo proceso formativo, aun siendo este superficial, aun a riesgo de los errores a que esto nos pudiera exponer, si el mundo de las ideas no termina por imponer tarde o temprano la necesidad de escribir, la práctica, la acción revolucionaria lo hace inevitablemente, porque la militancia revolucionaria, que no es otra cosa que la acción comprometida con las luchas del pueblo, requiere, necesita, está urgida, de ser compartida, difundida, comunicada, como paso necesario para ganar respaldo, apoyo, organización. Darse a conocer es la primera victoria de las luchas del pueblo, persistir y evitar dejarla caer en el olvido la segunda victoria, y ambas requieren ser escritas.

Así las cosas, por ejemplo, la lucha por el agua y servicios públicos en el barrio, la creación de un sindicato clasista, o la construcción de candidaturas populares unitarias, pasa por procesos de construcción colectiva, por la construcción de un discurso que exprese, une y movilice, ese discurso, esos acuerdos de lucha entre militantes, han de ser escritos, transformarse en documentos, desde la carta del barrio y el proyecto de acueducto, hasta el programa de gobierno.

Las luchas en que participamos y los documentos que de ellas se desprenden, colectivos e individuales, son además fuente de consulta a futuro, sirven como cartas de navegación, que nos permiten contrastar las formas de lucha e iniciativas desarrolladas, los logros, retos, compromisos, pero también los cambios que se operan a lo largo del tiempo, y con ello la capacidad de adaptarnos a estos cambios.

Además de que “a escribir se aprende escribiendo”, es importante ir superando nuestra tradicional práctica de simple lector, que lee para informarse, para ir leyendo cada vez más para comprender, leer como el que escribe, desnudar los giros del discurso, la intencionalidad, el marco categorial, y a partir de allí construir individual y colectivamente referentes, métodos y estilos propios, en conclusión “escribimos o erramos”.

Copyleft.svg @COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS

#Henys

No hay comentarios:

Páginas