Escribir como acción revolucionaria - Henys

Reciente

Escribir como acción revolucionaria


Por; Henys Peña (21/02/2018).

En nuestra última reunión como colectivo, se abrió una discusión inicial sobre la necesidad de incrementar tanto el número de compañeros que escriben, en la localidad, para generar contenidos locales, regionales y nacionales (inicialmente).

Esta discusión además de sentar las bases de nuestra reflexión, condujo a la conformación de un equipo de redacción local, con la vista puesta en los necesarios procesos de formación, capacitación, reflexión e intercambio de saberes, si bien partimos de la premisa de que “a escribir se aprende escribiendo”, es evidente que hay experiencias, sujetos, prácticas y procesos catalizadores, que “aceleran” la realización de esta tarea, así como podríamos hablar de catalizadores que la “desaceleran”. Dedicaremos estas líneas a reflexionar como desde nuestra experiencia en educomunicación, nos disponemos a abordar “la tarea de escribir”.

Escribimos o erramos, o de cómo y porque el silencio debe ser derrotado.

Ser un militante revolucionario implica; tener ideas (teoría), ponerlas en acción (práctica) y hacerlo de manera colectiva (organización), así las cosas, no basta leer, necesario es escribir, y para ello es necesario dotarse de herramientas básicas de redacción, la primera de ellas, comprender por qué y para qué escribimos, podemos resumirlo en la frase “derrotar el silencio”, desenmascarar el silencio como una de las herramientas de dominación más depuradas, ya después de esto, el tema de los géneros periodísticos o literarios, el papel de la imagen y el de los medios de comunicación, es un asunto de selección conforme a los equilibrios entre necesidades y posibilidades, o de responder a las preguntas ¿Qué queremos decir? ¿Cómo lo vamos a decir? ¿A quién lo vamos decir? ¿Para qué lo vamos a decir? ¿De qué medios o herramientas disponemos? Y subsecuentemente llenar nuestras “ideas” de “acciones”.

Entonces tenemos tanto que decir, y tanto que escribir, así como el niño que aprende a hablar ya no podrá callar, salvo por decisión propia, el militante revolucionario que ve en el silencio impuesto a los muchos la forma más brutal de dominación, y en los medios de comunicación “privados” una industria que hace de la palabra una mercancía, ese militante ya no podrá guardar silencio.

@COPYLEFT / TODOS LOS ERRORES RESERVADOS

#Henys

No hay comentarios:

Páginas